• Ignacio Pascual V.

Océanos y costas, un mundo por conocer

Actualizado: ago 12

Los océanos son fundamentales ya que representan el 90% del espacio habitable del planeta, albergando a unas 250 mil especies conocidas. A su vez, suministran la mitad del oxígeno que respiramos debido a la acción de las alga y fitoplancton que lo habitan, y absorben anualmente el 26% de CO2 presente en la atmósfera.

Sin embargo, los impactos de nuestra contaminación en los océanos del mundo como la reducción de biodiversidad, islas de plásticos, introducción de elementos tóxicos a las cadenas alimenticias e incluso la contaminación lumínica son aún ignorados.


Pero quizás lo peor es la falta de conocimiento de las especies que se ven afectadas por nuestro actuar y este Día Mundial de los Océanos te contamos sobre algunas para empezar a mirar con otros ojos los mares.


Aves y mamíferos, indicadores del ecosistema


Chile es uno de los países con más litoral del mundo, con aproximadamente 8 mil kilómetros, si consideramos la costa continental y la del territorio antártico, lo que trae consigo una gran biodiversidad marina.


Si bien existen diversas especies en los océanos, “la observación y estudio de especies como mamíferos y aves marinas son relevantes para comprender el estado de un ecosistema, son especies indicadoras”, mencionó Frederic Toro, veterinario de la ONG Panthalassa, con respecto a la importancia de estas especies.



En Chile existen aproximadamente 125 especies de aves marinas y 54 especies de mamíferos marinos, “somos unos de los países del mundo con más mamíferos marinos”, agregó Toro. En aguas chilenas habitan 43 de las 89 especies conocidas de cetáceos a nivel mundial y de las cuales el delfín chileno (Cephalorhynchus eutropia) es endémico. Este delfín junto con el lobo fino de Juan Fernández son las dos especies de mamíferos marinos endémicas de nuestro país.


Para el caso de las aves es importante diferenciar aquellas aves costeras y aves pelágicas, o sea, aquellas que habitan la zona cercana al litoral y las aves que están más allá en zonas de más de 200 m de profundidad, respectivamente. Algunas de estas aves pelágicas como los yuncos, fardelas y golondrinas de mar tienen una característica increíble, al volar de noche se guían con las estrellas y la luna.


El yunco es un ave buceadora y el 80% de la población mundial nidifica en Isla Choros, en la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt. Lo primeros vuelos de los juveniles son en verano, coincidiendo con el aumento de la contaminación lumínica en la zona de Punta Choros por el aumento del turismo. “Entonces, la luz las confunde y empiezan a volar hasta quedar agotadas y caen, lo que les puede producir una lesión muy grave o morir”, dijo Toro con respecto a este fenómeno conocido como fall out.

Yunco

Organizaciones como Panthalassa y la Red de Observadores de Aves de Chile (ROC) realizan estudios para poder generar planes de conservación de estas aves, para la disminución de la contaminación lumínica humana que les afecta.


Tortugas marinas en Chile


Las tortugas marinas se han vuelto un símbolo de la protección de los océanos a nivel mundial. Y es que, lamentablemente, todas las especies sufren algún problema de conservación, algunas en estado vulnerable y otras en uno crítico.


En Chile están presentes cinco de las siete especies existentes de estos maravillosos reptiles. Una de ellas, la tortuga carey, solo se puede ver en la isla de Rapa Nui, pero tortugas laúd, verde, cabezona y olivacea, están presentes en las aguas más cálidas del norte de nuestro país. “Lo que nosotros hacemos es dar a conocer que en Chile hay tortugas marinas, ¡hay una cantidad enorme de personas que no lo saben!”, dijo Carla Pavez, subdirectora de la ONG Qarapara.



Las tortugas marinas son animales migratorios, con una dieta compuesta por algas marinas, medusas y crustáceos, dependiendo de la especie y la edad. “La tortuga carey se alimenta de esponjas marinas, cumple un rol controlador para la salud de los corales”, dijo Pavez.


Algunas de las amenazas a estos reptiles es la contaminación de sus hábitats con plásticos que luego ingieren, lo que incluso les imposibilita sumergirse para alimentarse. Otra de los peligros recurrentes es la pesca incidental con redes y el choque con embarcaciones, lo que le cuesta la vida a miles de tortugas al año. Sin embargo, en Perú y otras zonas del mundo se están implementando redes con sistemas de luces para que las tortugas puedan evitarlas y así generar una pesca más sustentable.



Este año el Día Mundial de los Océanos hace hincapié en la innovación para la sostenibilidad y el primer paso para innovar es conocer.“Pasa mucho que los lugares costeros se tienden a pensar como una zona exclusiva de recreación, pero el mar y la costa alberga una cantidad infinita de especies. Si nos damos el tiempo de conocer todo lo que tenemos, el cuidado se va a ir dando de manera natural”, mencionó Pavez.


Mientras que a juicio de Toro, para hacer efectivo el cuidado de los océanos y sus especies “lo primero es ir a votar por gente que tenga dentro de sus programas políticos el cuidado ambiental” y así mantener de forma sustentable los recursos y servicios que nos ofrece.

88 vistas