LOS CHIMPANCÉS TIENEN PERSONALIDAD

El estudio más extenso hasta la fecha demuestra que el carácter de estos simios se mantiene estable en el tiempo


La primatóloga Jane Goodall descubrió en los años setenta que los chimpancés y las personas compartían más de lo que se pensaba. Goodall convivió con estos animales durante décadas en el Parque Nacional de Gombe, en Tanzania, y observó en sus interacciones rasgos de personalidad que hasta entonces sólo se atribuían a los humanos: afecto, timidez, confianza, dominación o agresividad. Jane Goodall quedó convencida de que cada uno de los chimpancés de Gombe tenía una personalidad propia y única, de una forma muy parecida a los humanos.


Ahora, un estudio liderado desde la Universidad de Edimburgo (Reino Unido) ha dado la razón a Goodall. Tras estudiar las comunidades de chimpancés del mismo Parque Nacional de Gombe, los científicos han concluido con más datos que nunca que estos simios mantienen estables los rasgos de su carácter aunque pasen los años. En otras palabras, tienen personalidad.




Según publican en la revista Scientific Data , los investigadores analizaron de forma cuantitativa 24 rasgos de la personalidad de 128 chimpancés de Gombe. Para ello, contaron con la ayuda de 18 auxiliares de campo del parque, personas que siguen a los chimpancés y observan su comportamiento, tal y como hizo Goodall. Algunos de estos trabajadores han pasado hasta 35 años de sus vidas conviviendo con los simios día a día. “Nadie conoce a estos chimpancés mejor que ellos”, escriben los autores en Scientific Data.


Fueron los auxiliares quienes valoraron las 24 características de los chimpancés habían conocido a lo largo de su profesión. Algunos de los trabajadores ya estaban retirados cuando los científicos comenzaron a reunir los datos, en 2010, pero recordaban vívidamente a los animales que habían seguido durante años. Ya que cada uno de los auxiliares había observado a cada chimpancéen distintos periodos de su vida, los datos reunidos reflejan la evolución de los animales a lo largo del tiempo. Y, aunque algunos rasgos de sus personalidades han variado ligeramente, la mayoría se mantienen estables.


Por otra parte, los autores destacan que sus datos se correlacionan con el único estudio hasta la fecha que había evaluado la personalidad de chimpancés salvajes, realizado en el mismo parque natural y publicado en 1973. Mientras que esta investigación contaba con datos de sólo 24 individuos, el nuevo trabajo, con 128 chimpancés, y datos de décadas de observación, ofrece pruebas mucho más sólidas de que cada uno de estos animales tiene su propia personalidad, al igual que ocurre con las personas.


Los autores han hecho públicos todos sus resultados a través de internet, para que otros investigadores puedan aprovecharlos para llegar a nuevas conclusiones. “Hacer estos datos disponibles hará que se avance en la comprensión de la evolución de la personalidad en los primates y en otras especies, incluidos los humanos”, pronostican.

Los datos harán que se avance en la comprensión de la evolución de la personalidad en los primates y en otras especies, incluidos los humanos”.





Fuente: La Vanguardia