• Ignacio Pascual V.

La increíble vida de los vencejos

Actualizado: hace 2 días

Los vencejos son un grupo de aves migratorias que pertenecen al orden de las Apodiformes (del griego a, "sin" y podos, "pies") caracterizadas por el pequeño tamaño de sus patas y el gran desarrollo de sus alas. Han evolucionado a tal punto de ser los animales más adaptados a vivir en el aire.


Muchas de las 96 especies de vencejos que existen en todo el mundo son completamente aéreos, es decir, comen, copulan y duermen en vuelo. Solamente llegan a tierra a nidificar, poner huevos, criar sus polluelos y vuelven a emprender vuelo hasta por 10 meses de forma ininterrumpida, recorriendo unos 20.000 km como en el caso del vencejo común.


“Son especies muy adaptadas al vuelo basado en su estrategia de alimentación, pudiendo alcanzar velocidades de hasta 170 km/h como en el caso del vencejo mongol”, dijo Paola Araneda, bióloga especializada en ecología de las aves.


Es por estas increíbles formas de vida que desde 2019 se celebra el Día Mundial del Vencejo, fecha instalada por la organización Vencejos Sin Fronteras el 7 de junio de cada año. Con la instauración de este día se pretende generar conciencia sobre la importancia de los vencejos para el ecosistema, las amenazas que le hemos generado y a la vez posicionar esta ave como una embajadora de la educación y la paz que conecta ambos hemisferios.


Estas aves son insectívoras, se alimentan en vuelo cazando insectos como moscas, termitas, hormigas voladoras o ballooning spiders suspendidas en el aire o que quedan atrapadas en las corrientes en chorro, flujos de aire rápidos y estrechos que se encuentran en la atmósfera a distintas altitudes.


“En estas corrientes quedan atrapados insectos y arañas, principalmente enjambres de hormigas voladoras, entonces muchas especies de vencejos realizan grandes viajes diarios en búsqueda de estos enjambres y cuando encuentran uno este significa una alimentación super rica en grasa y proteína”, mencionó Manuel Marín ornitólogo especializado en vencejos.


Vencejo chico - Vicente Pantoja

Algunas estimaciones mencionan que un solo vencejo es capaz de comer 800 insectos al día, llegando hasta los 4 kilos al año que pueden consumir una familia de vencejos, “de ahí la importancia para el ser humano, son muy buenos controladores de plagas. También son indicadores de la salud de los ecosistemas, verlos es super buena señal”, explicó Araneda.


Parecidos pero diferentes


A pesar del parecido entre vencejos y golondrinas son bastante distantes, de hecho, las golondrinas pertenecen al orden de las Passeriformes, que abarca más de la mitad de las especies de aves del planeta, mientras que vencejos están más emparentados con los colibríes.


Esta situación la explica la convergencia evolutiva, un fenómeno que se da en biología en el cual dos especies que no están emparentadas, como las golondrinas y vencejos, evolucionan de forma similar debido a las presiones que genera el ambiente, en este caso, la oportunidad de alimentarse de insectos voladores.


Como mencionó Marín, los vencejos están mucho más adaptados que las golondrinas, “casi ni aletean, usan los vientos a través de los ángulos de ataque. Además, tienen un mecanismo de bloqueo en las alas que las tranca, es decir, ponen el ala extendida y queda quieta, entonces siguen las corrientes sin gastar energía”, dijo el ornitólogo.


Sin embargo, aún falta mucho por conocer de estas increíbles aves. Por ejemplo, la forma en que algunas especies duermen aún es una gran incógnita, pero hay estudios que plantean que, al igual que otras aves migratorias, los vencejos comunes descansan de forma parcializada, esto les permite dormir mientras planean, tras ascender entre dos a tres kilómetros de altura y estar alejado de depredadores.


Presencia de vencejos en Chile


En el norte de Chile vive el vencejo chico, presente en las regiones de Arica y Parinacota y la región de Tarapacá, habita en valles y zonas altas ya que nidifica en cuevas o grietas de murallones de roca. Sin embargo, se conoce muy poco de su comportamiento e incluso sobre sus zonas de nidificación.


“Vimos lugares que eran muy propicios para ellos, pero no pudimos comprobar que nidificaban ahí a pesar de que vimos vencejos durante todo el año en la parte baja de la Quebrada de Aroma en otoño, primavera y verano”, mencionó Araneda con respecto a su trabajo de campo realizado en la región de Tarapacá.


Parte baja Quebrada de Aroma

Junto con esta especie, pero solo como visitante, está el vencejo de chimenea, ave ampliamente distribuida en Norteamérica y que visita los humedales altoandinos durante verano. De esta ave aún se desconoce su estatus de distribución, sin embargo, ha habido registros es san Pedro de Atacama y el Valle de Lluta.


Junto a estas dos especies de presencia regular en nuestro país, el 2017 se sumó el vencejo de collar blanco tras unos avistamientos ocurridos en la región del Maule, en la zona de la Cascada Invertida, cercana a la Laguna del Maule, tal como lo consignó la revista de ornitología Chiricoca.


Estos vencejos se caracterizan por hacer una especie de nidos vivos con musgos y briofitas en plataformas de rocas asociadas a cascadas, muchas veces incluso detrás de estas, Sin embargo aún hacen falta estudios para saber si esta especie nidifica en Chile.


Lo mucho que viajan los vencejos, las increíbles adaptaciones que han desarrollado para poder vivir y estos últimos hallazgos en nuestro país nos invitan reflexionar sobre la necesidad que tenemos de volver a valorar a las otras especies, conocerlas y protegerlas ya que no solo nos relacionamos ecológicamente, sino que simbólicamente y culturalmente, por ejemplo, con este excepcional viajero.


0 vistas