• Instituto Jane Goodall CL

La hora de los humedales

Actualizado: hace 6 días

Este 5 de junio se conmemoró el Día Mundial del Medio Ambiente, la fecha más importante en el calendario de Organización de las Naciones Unidas para fomentar la acción global y este 2020 la campaña La hora de la Naturaleza nos recuerda que “para cuidar de nosotros mismos, primero debemos cuidar de ella”.


La pandemia de coronavirus es quizás la muestra más clara sobre la urgente necesidad de reinventar la forma de relacionarnos con el medio ambiente. “Es nuestra falta de respeto al mundo natural lo que nos ha traído esta pandemia”, dijo nuestra fundadora Jane Goodall con motivo de esta conmemoración, invitándonos a reflexionar sobre los impactos de la deforestación y fragmentación de hábitats que hemos producido.


Desde este punto de vista, los humedales son ecosistema muy amenazado y a la vez de los más productivos, son cuna de la biodiversidad biológica y fundamentales para la retención e infiltración de agua en el suelo. Además, innumerables especies de animales y plantas dependen de ellos para subsistir. Pero desgraciadamente muchas veces son destruidos o contaminados, por eso creemos que hoy, más que nunca, ha llegado la hora de protegerlos.


Humedales: Una fuente de vida


En Chile, según el Ministerio del Medio Ambiente (MMA) existen más de 40 mil humedales, los que equivalen a casi el 6% de la superficie del territorio nacional. Representando a prácticamente todos los tipos de humedales que existen en el mundo clasificados por Ramsar, convenio internacional que vela por la protección de estos ecosistemas, al cual nuestro país se sumó en 1981. A su vez, este convenio ha designado 14 Humedales de Importancia Internacional en Chile.

Laguna Cochalí, Sitio Ramsar

A grandes rasgos los humedales se pueden clasificar en continentales y costeros. Ramsar aplica una definición amplia que incluye todos los cuerpos de agua dulce, salobre y salada, como la extensión de aguas marinas cuya profundidad en marea baja sea hasta de seis metros.


Y es que los humedales son fundamentales porque junto con controlar inundaciones, retener nutrientes y mantener la biodiversidad que nos sostiene, también “mitigan el impacto del cambio climático capturando grandes cantidades de CO2 y bajando la temperatura del lugar. Se estima que los humedales con cuerpos de agua pueden bajar hasta dos grados la temperatura ambiental”, dijo Mauricio Fabry, veterinario y asesor medioambiental de la Fundación San Carlos de Maipo.


Amenazas y herramientas de protección


Actualmente la principal amenaza de los humedales en nuestro país es el cambio del tipo de uso de suelo, cuestión que permite rellenar los humedales para emplazar proyectos inmobiliarios o parcelas agrarias. Pero también se ven amenazados por tala y caza ilegal, especies invasoras y a nivel general la mega sequía, la extracción de agua de forma ilegal y la contaminación con agroquímicos.


Según Ramsar, los humedales han disminuido un 40% entre los años 1970 y 2008 en el mundo. Cifra alarmante que tiene su correlato en nuestro nuestro país, pues la disminución de los humedales continentales se estima entre un 69% y 75%, mientras que los costeros se habrían reducido alrededor de un 62%, según el Informe País de 2018 del Centro de Análisis de Políticas Públicas de la Universidad de Chile.


Extensión Humedales Ramsar

Sin embargo, en la actualidad existen algunas iniciativas que podrían ser de ayuda para su protección. Por un lado, está el Plan de Protección de Humedales 2018-2022, impulsado por el MMA, que busca proteger 40 humedales en el país. Junto con esto, en enero de este año se promulgó la ley de protección de humedales urbanos, sin embargo, aún se está a la espera de la redacción del reglamento para poder aplicar la ley.


“El humedal más importante para usted es el humedal más cerca de su casa, porque todos los humedales son importantes”, dijo Peter Kennedy, fundador de la Fundación Kennedy, ONG dedicada desde 2004 a la conservación de humedales en distintas regiones del país. Y agregó que “la protección de un humedal tiene que ser para siempre, hasta el fin del mundo, no se saca nada con protegerlo 10 años, tenemos que ponernos las pilas”.


Fundación Kennedy realiza jornadas de educación a las comunidades que los contacten para proteger los humedales, pero son enfáticos en recalcar que “es la municipalidad la que tiene que asumir el cuidado del humedal y para que eso suceda la comunidad tiene que pedir a gritos que lo protejan”, dijo su fundador.


Humedal La Chimba

Batuco: riqueza y abundancia por restaurar


La laguna de Batuco es el humedal más importante de la región y actualmente es administrada por la Fundación San Carlos de Maipo tras comprar en 2016 los lotes correspondientes a esta con el objetivo de conservarla como un refugio para la biodiversidad, ya que en este humedal se han registrado 144 especies de aves, “eso representa un tercio de las especies del país y dos tercios de las especies descritas para la Región Metropolitana”, comentó Fabry.


Un ejemplo de esto es que “la laguna Batuco alberga el 7% de la población mundial de pato rinconero, entonces es muy importante en términos de riqueza y abundancia”, dijo el asesor de Fundación San Carlos de Maipo. A su vez, mencionó que debido a diversas amenazas al humedal “es un desafío muy importante de restauración y conservación, hay que recuperar el ecosistema que se encuentra fuertemente dañado”.


Humedal de Batuco

Es por esto que la Fundación San Carlos de Maipo junto a la Ong The Nature Conservancy desarrollaron planes de manejo y conservación de la laguna, incluyendo la instalación de señalética educativa y pasarelas para realizar visitas seguras para la avifauna.


Como dijo Fabry, los humedales deben ser protegidos, “no solamente por el deber ético de proteger la biodiversidad, sino porque los seres humanos necesitamos biodiversidad para vivir”. Agregando que algunas de las acciones que podemos realizar para cuidar los humedales son reciclar para evitar que se contaminen, cuidar el agua y difundir la información para que las políticas públicas puedan proteger estos reservorios de vida tan necesarios para la humanidad.