• Ignacio Pascual V.

Jane Goodall: sembrando esperanza y paz en el mundo

En 1981 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) declaró el 21 de septiembre como el Día Internacional de la Paz y desde 2001 se designó este día como una jornada de no violencia y alto al fuego. Desde entonces, se conmemora este día invitando a las naciones integrantes y los ciudadanos del mundo a realizar acciones de educación y sensibilización relacionadas con la paz.


Junto con estas invitaciones y campañas anuales, la ONU cuenta con Mensajeros de la Paz, personas cuidadosamente seleccionadas por el secretario general de las Naciones Unidas debido a su compromiso y voluntad de promover la conciencia sobre los problemas globales. Así, en 2002 nuestra fundadora, la Dra. Jane Goodall se convirtió en Mensajera de la Paz por su compromiso por la conservación y cuidado del medio ambiente.


Actualmente esta es la responsabilidad más grande conferida por el secretario general a un ciudadano del mundo, y junto a Jane figuran como Mensajeros de la Paz personajes públicos de otras disciplinas como el escritor Paulo Coelho, enfocado en la pobreza y el diálogo intercultural; la activista y Premio Nobel de la Paz Malala Yousafzai, enfocada en la educación de niñas y el músico norteamericano Stevie Wonder, con un enfoque en las personas con discapacidad, entre otras personas.


Jane Goodall, Mensajera de la Paz de la ONU. Foto de las Naciones Unidas.

“Cada uno de nosotros genera un impacto en el planeta cada día, y podemos elegir el tipo de impacto que generamos. Si la suficiente cantidad de personas toma decisiones éticas, si podemos aliviar la pobreza, si podemos reducir nuestro estilo de vida no sostenible […], entonces tenemos esperanza”, dijo Goodall en una reciente publicación de su autoría en la revista Vogue.


Y es que este mensaje ha caracterizado a la primatóloga en los últimos 30 años desde que pasara de un marcado rol en el conservacionismo y el estudio de campo, hacia un trabajo constante y sistemático por la difusión de su mensaje: volver a conectar inteligencia y empatía para ser respetuosos con la naturaleza y compasivos con las otras especies que habitan el planeta, las que hemos puesto al límite de su existencia en muchos casos.


Si bien el compromiso más asociado a Jane es la conservación de los chimpancés y su hábitat, al poco andar, la otrora joven inglesa, convertida en primatóloga y luego en conservacionista, se dio cuenta de que todo está relacionado y que sin importar que tanto se conserve a los chimpancés, como dice ella, “si uno es muy pobre y debe sobrevivir no se le puede pedir que no dispare a un mono o lo capture para venderlo o tale el último árbol, sin darle otra alternativa”, dijo en entrevista a principios de agosto.


Es por esto que en 1991 fundó en Tanzania Roots & Shoots (R&S), que significa Raíces y Brotes, programa educativo para jóvenes que promueve la acción local, identificando conflictos y desarrollando soluciones para impactar de forma positiva en sus respectivas comunidades. Actualmente este programa está presente en más de 130 países generando conciencia y proyectos que, como dice Jane, actúan de forma local e impactan de forma global.


Jane Goodall en el Salon de la Asamblea General de la ONU. Foto por Christopher Camp.

Desde Chile al mundo entero


Cada año, desde 2002, los grupos R&S de todo el mundo celebran el 21 de septiembre generando campañas sobre la importancia de combatir el cambio climático como una forma de la promoción de la paz en el mundo a través de mensajes esperanzadores.


Es así, como desde R&S se promueve el respeto por todos los seres vivos y el entendimiento entre todas las culturas y creencias con la mira puesta en la construcción de un mundo mejor y en el que todas y todos tengan cabida.


Este año, la campaña Sembrando Esperanza (Planting Hope) motiva a sembrar o plantar un árbol junto a un mensaje de paz, escrito en algún material degradable, y compartir una foto de estos en redes sociales. Esta campaña, que se originó en nuestro país, fue lanzada a todos los programas e institutos del mundo.


Al respecto, la coordinadora de R&S Chile, María José Harder, mencionó que “el Día de la Paz es una de las celebraciones a nivel mundial en que participamos activamente y justamente existía esta campaña de plantar esperanza a nivel mundial y tratamos de hacer una fusión con esta fecha”, dijo, agregando que ya se han sumado países como Colombia y Austria.


Jane junto a jovenes. Foto por Daniel Epstein.

En sus últimas intervenciones y apariciones públicas- todas de forma digital y remota debido a la pandemia- Jane ha visibilizado problemáticas como la de los guardaparques y su rol en la conservación, apoyó a ONGs que trabajan por el cuidado de los vencejos y a mediados de año participó junto a una decena de líderes y pensadores del mundo, entre ellos el chileno Humberto Maturana, en un ciclo de conversaciones inspiradoras para pensar el futuro.


Este 21 de septiembre bajo el lema establecido por la ONU: forjando la paz juntos, hacemos énfasis en el trabajo que ha realizado Jane, demostrándonos que para lograr la paz hay que trabajar duro, inspirados y nunca perder la esperanza, motor clave de nuestras acciones para la construcción de un mañana mejor.

Desarrollado con amor por el equipo del Instituto Jane Goodall Chile