• Instituto Jane Goodall

FUNDACIÓN FUNGI AFIRMA QUE HONGOS NO SON LA REAL CAUSA DE MORTALIDAD EN ARAUCARIAS

En respuesta a recientes comunicados que se han difundido con respecto a la muerte masiva de araucarias (Araucaria araucana) a causa de hongos, Fundación Fungi - organización dedicada exclusivamente al estudio, conservación y difusión del Reino Fungi en Chile - considera su deber aclarar algunos aspectos de estas expresiones.



De acuerdo a la directora ejecutiva de Fundación Fungi, Daniela Torres, la verdadera amenaza que aqueja a las araucarias tiene relación con el cambio climático, específicamente la sequía, y la acción humana. Es importante mencionar que el hongo que ha sido develado por investigadores como causal de la mortalidad de árboles es parte de la funga nativa del mismo árbol. No es una especie invasora ni parásita. Lo que ocurre es que las condiciones que enfrentan las araucarias han hecho que este hongo prolifere mucho más de lo que debería.


“Los hongos están en todas partes, dentro de casi todas las plantas del mundo, e incluso dentro de nuestro cuerpo con funciones benéficas fundamentales, pero también es posible que bajo episodios de estrés, se desaten desequilibrios tan fuertes que gatillen proliferaciones de algún organismo de nuestro microbioma”, explica Gabriel Orrego, Ingeniero Forestal y Magíster en Ecología de la Fundación.


Este hecho ya había sido confirmado por las investigaciones de la Universidad de la Frontera, encabezadas por el Director del Departamento de Ciencias Agronómicas y Recursos Naturales, Dr. Rubén Carrillo. El experto ha señalado en varias ocasiones que las araucarias no están muriendo por insectos o plagas, es exclusivamente por el cambio climático, y se ha encargado de liderar las gestiones para presionar a las autoridades a clasificar a la Araucaria como especie en peligro de extinción, además de ser parte de iniciativas como el Proyecto UNETE, que trabaja en la restauración ecológica de los territorios donde crece este emblemático árbol.


El mismo Dr. Carrillo ha acusado mal uso de sus entrevistas anteriores, debido a que en nuevos reportajes se le ha hecho ver como partidario de la migración asistida de araucarias, a la cual se opone y no considera la solución al problema (ya que ni siquiera se han restaurado las áreas donde la especie está catalogada como En Peligro), e insiste en que ha sido sólo gracias a los hongos micorrícicos que las araucarias han podido existir por más de 240 millones de años en el planeta. Es gracias a ellos que las plantas pudieron asentarse en el ambiente terrestre.


Giuliana Furci, micóloga y fundadora de Fundación Fungi, añade que la mortalidad de las araucarias se observa principalmente en la zona norte de su distribución, en las áreas más afectadas por la sequía. Se suele omitir los otros factores problemáticos que aquejan a esta especie, como la pérdida de su hábitat por acción antrópica y el cambio climático, que somete a las araucarias a un fuerte estrés.


En el marco de la COP25, que se avecina a tomar lugar en nuestro país, es importante que estos temas se aborden de forma seria y urgente. La población debe estar informada del funcionamiento de los ecosistemas. Durante años los hongos han sido presentados como organismos que sólo traen enfermedad y muerte, lo cual es un prejuicio injustificado y falso, y que como Fundación rechazamos enérgicamente. Furci afirma que el Reino Fungi merece su debido reconocimiento por ser parte de la simbiosis que permite que las plantas - incluidas las araucarias - puedan vivir sobre la tierra, que los herbívoros puedan digerir y que presentan soluciones integrales para la salud del planeta.

1,701 vistas