• Ignacio Pascual V.

Federico Bogdanowicz: “Nuestra esperanza radica en crear un efecto mariposa a favor de la paz"

Antropólogo de profesión, emigró de Argentina a España donde visitó un centro de rescate de chimpancés, cuestión que le cambió la vida al verlos atrofiados de tanto pasar en jaulas. Sintió lástima por aquellos animales y vergüenza por ser parte de la especie que les causó ese daño. Se involucró, conoció el Instituto Jane Goodall (IJG) y hoy es el director general de este en España.


Tiempo después de la experiencia en aquel centro de rescate, Federico Bogdanowicz asistió en 2007 a una presentación de Jane Goodall que se desarrolló en Barcelona. Tras la charla se ofreció como voluntario del IJG España y una de sus primeras tareas fue ser intérprete de la primatóloga en su siguiente visita al país, “conocerla mejor sirvió para reforzar mi compromiso, a partir de entonces seguí trabajando en el IJG con crecientes responsabilidades”, dijo Bogdanowicz.


Jane y Federico en Cataluña. Gentileza de Fede Bogdanowicz.

Estudió un magister en primatología y comenzó a conocer personalmente los distintos proyectos desarrollados por el Instituto en África. Desde hace unos años es el director general del IJG España, responsable de la Reserva Natural Comunitaria de Dindefelo (RNCD) ubicada en Senegal y creada en 2010 entre el Instituto y las autoridades locales. En ella se desarrollan programas de conservación, investigación, ecoturismo, reforestación y seguridad alimentaria.


El territorio de 14.000 hectáreas que comprende la RNCD es una zona relevante porque allí viven grupos de chimpancés silvestres en un entorno natural único, de gran interés turístico, pero amenazado por la destrucción del hábitat a causa de actividades humanas poco sostenibles, frente a los cuales el Instituto ha desarrollado un modelo de enfoque holístico de conservación.


“Los programas de conservación deben ser desarrollados junto a la comunidad local y sus autoridades, con inclusión de sus intereses y buscando los modos para que los recursos naturales se gestionen sosteniblemente”, mencionó Federico, ya que tanto dentro como en los alrededores de la RNCD habitan diferentes pueblos originarios, como los peul, bedik y bassari.


Vivero de la Estación Biológica Dindefelo. Gentileza de Fede Bogdanowicz.

En la actualidad, en Senegal se han desarrollado campañas de prevención contra el Covid-19 acompañadas de la realización de pozos de agua, reparación de escuelas y distribución de material escolar, mascarillas y productos de higiene. En paralelo, se está lanzando por estos días un proyecto de seguridad alimentaria y resiliencia al cambio climático con enfoque de género. Para Federico lo principal es establecer comunicación y lazos de confianza, “no es un proceso fácil, pero la conservación puede generar beneficios directos e indirectos a la comunidad, a corto, medio y largo plazo”, afirmó Bogdanowicz.


El chimpancé verdadero


Pan troglodytes verus es el nombre de la subespecie de chimpancé que estudian en la estación biológica emplazada en la RNCD, esta habita en la zona oeste de África, en países junto con Senegal, como Liberia, Sierra Leona, Mali y Guinea. Si bien todas las subespecies de chimpancés (que puedes revisar en detalle en esta nota) están en peligro de extinción, esta es la más críticamente amenazada de acuerdo con la Unión Internacional Para la Conservación de la Naturaleza (UICN), ya que tiene una población que fluctúa entre los 500 y 2.700 individuos en Senegal, según diversos estudios.


Chimpancé en Dindefelo. Gentileza de Fede Bogdanowicz.

“Se estima que las poblaciones de esta subespecie en el oeste de África se han reducido más de un 80% en los últimos 30 años”, alertó Federico. Es por esto que el IJG trabaja en Senegal y en el norte de Guinea para ayudar a su supervivencia a través de programas de conservación, reforestación y educación ambiental para lograr la reducción del impacto humano en su hábitat.


Las principales amenazas para los chimpancés son la destrucción y degradación de su hábitat mediante la tala, actividad que tiene asociada la construcción de caminos, lo que permite que lleguen cazadores que trafican animales vivos o sus partes. Por otro lado, la competencia por recursos con el ser humano y el cambio climático también afectan la disponibilidad de estos para los chimpancés.


Las investigaciones desarrolladas por el IJG en Senegal cuentan con la participación de trabajadores locales para patrullar diariamente y recoger datos sobre ecología y comportamiento de chimpancés. Cuestión que se complementa con el uso de cámaras trampa. A su vez, constantemente se implementan formas sustentables de manejo de recursos y financiamiento como el ecoturismo.


Bogdanowicz y miembros del equipo de campo de Senegal. Gentileza de Fede Bogdanowicz.

Las actividades turísticas como los guiados al interior de la reserva y el avistamiento de chimpancés silvestres, normada por los protocolos de avistamiento de simios de la UICN, fortalece la labor educativa del Instituto y al mismo tiempo “los miles de turistas nacionales e internacionales que visitan la RNCD cada año dinamizan la economía local a través del empleo de guías turísticos, choferes, alojamiento, comidas y compras en tiendas, todo lo cual genera beneficios directos e indirectos a la población”, celebró Federico.


Estación Biológica Dindefelo. Gentileza de Fede Bogdanowicz.

Lemba: descubriendo la esperanza


El comienzo de Bogdanowicz en la conservación de chimpancés tuvo un inicio íntimo. Previo a la dirección de la estación biológica de Senegal, Fede, como le dicen sus cercanos, estuvo en Tchimpounga, el centro de rehabilitación del IJG en el Congo, donde le asignaron el cuidado de un cría huérfana de chimpancé de dos años, traumatizada por el asesinato de su madre a manos de cazadores, se llamaba Lemba, “fue muy revelador y emocionante vivir ese proceso de descubrimiento mutuo con Lemba, atender sus necesidades, y entender lo parecidos que somos”, compartió Bogdanowicz.


Federico y Lemba. Gentileza de Fede Bogdanowicz.

Como cuidador debía pasar 12 horas diarias con ella: alimentarla, jugar, cambiarle pañales, suministrarle sus medicinas e intentar que durmiera, muy por el contrario de su experiencia en España, allá regía un enfoque de no contacto por temas de seguridad, higiene y ética, sobre todo por tratar con animales adultos.


“Cuidar crías de chimpancé no es una tarea fácil, pero sí muy satisfactoria cuando ves que mejoran y tienen una segunda oportunidad gracias al trabajo de todo el equipo del IJG y a los socios y donantes”, agregó Fede.


En tiempos tan desesperanzadores como los actuales, debido principalmente al Covid-19, Federico cree que es justamente ahora el momento de poner la esperanza como motor de las acciones, “nuestra esperanza radica en crear un efecto mariposa a partir de nuestras pequeñas acciones en favor de la sostenibilidad, la igualdad, la salud y la paz, confiando en la empatía, inteligencia y cooperación de la humanidad junto con la resiliencia de la naturaleza, cada uno de nosotros cuenta…”, escribió para finalizar esta entrevista vía mail realizada desde Chile.