CONOCE AL EMBAJADOR DEL DÍA DE LA FAUNA



DE LOS TRES TIPOS DE ARMADILLOS QUE HABITAN EN CHILE, EL QUIRQUINCHO DE LA PUNA ES LA ESPECIE EN MAYOR PELIGRO DE EXTINCIÓN. LA CAZA FURTIVA PARA ALIMENTACIÓN Y SU USO EN RITUALES SON LAS DOS MAYORES AMENAZAS.


Tiene una coraza de color canela. Las orejas desnudas y una capa de pelo denso, y largo, que cubre su cuerpo. Así se reconoce al Quirquincho de la Puna o Piche Llorón, una de las tres especies de armadillos que habitan en Chile, y que en 2017 se convirtió en el Embajador del Día de la Fauna Chilena por votación popular.


Su nombre científico es Chaetophractus vellerosus y al igual que el resto de los armadillos forma parte del Superorden de los Xenarthros, junto a los perezosos y los hormigueros, todos endémicos de América. El Quirquincho de la Puna, en particular, es el armadillo más pequeño de los tres que habitan en Chile y sólo se encuentra en en el Norte Grande, en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá, Antofagasta, y en los otros países andinos.


Romina Pasutti, directora de la ONG Armadillos de Chile –a cargo de promover la difusión y conservación de estos mamíferos en el país– dice que la especie se encuentra en peligro de extinción, principalmente por la caza furtiva y su utilización con fines rituales en algunas comunidades de los Andes. Pero otro gran peligro es que existen muy pocos estudios respecto a su situación en Chile, dice Pasutti, y la población casi no los conoce.


“Nosotros pensamos crear este proyecto para cambiar esa realidad”, dice Pasutti, sobre el origen de su fundación, que el año pasado decidió proponer al Quirquincho de la Puna como Embajador del Día de la Fauna. “Nos dimos cuenta que la gente ni siquiera sabía que existían los armadillos y todo lo que estaba publicado tenía mucha información errónea”.


Este año, Armadillos de Chile publicó una guía de reconocimiento de esta especie en la que explican por qué es importante su conservación y conocimiento. Entre los motivos dicen que “pueden actuar como buenos controladores de plagas”, por la dieta que tienen, y favorecer el tratamiento de las tierras, con la construcción de sus cuevas. “En general son especies abandonadas”, dice Romina Pasutti. “Pero son animales prehistóricos, que tienen una historia evolutiva súper importante y cumplen un rol biológico crucial”, dice Pasutti.


Como Embajadores de la Fauna, las chicas de Armadillos Chile estarán todo el año dando charlas en diferentes jardines y escuelas. Su primera presentación fue en abril, en el Jardín Lekis, de Providencia, en donde los niños pudieron presenciar una obra de teatro.


“En general los armadillos no se conocen en Chile. Creemos que lo primero es que las personas los conozcan, para que luego ellos empiecen a protegerlos”, dice Vanesa Varela, Encargada de Educación de la fundación. “Una buena forma de empezar es que los niños, desde los más pequeños, empiecen con un pensamiento de protección hacia ellos y los vayan conociendo. Así es mucho más fácil que las nuevas generaciones los protejan”.

33 vistas