• Ignacio Pascual V.

Abejas nativas: los polinizadores más diversos y efectivos

Actualizado: hace un día

Las abejas cumplen un rol fundamental en los ecosistemas: polinizan plantas con flores, es decir, trasladan el polen permitiendo que este fecunde a la flor, por lo que aseguran la reproducción de frutos y semillas, cuestión fundamental para la alimentación de miles de especies de todo el planeta, incluyéndonos. Es por esto que, tras la conmemoración del Día Mundial de las Abejas, te preguntamos: ¿sabes cómo son las especies de abejas que existen en Chile?


En el mundo existen casi 20.000 especies de abejas agrupadas en siete grandes familias. Actualmente en Chile se han registrado ¡463 especies de abejas! pertenecientes a cinco de estas familias y según el Dr. Víctor Monzón, Entomólogo de la Universidad Católica del Maule y fundador de la agrupación Abejas Nativas de Chile, se presume que “podríamos llegar a tener más de 800 especies de abejas en Chile y lo más significativo es que el 70% de las especies descritas a la fecha son abejas endémicas”, lo que significa que solo viven acá.


Este porcentaje de endemismo ha provocado que haya abejas nativas de norte a sur con distintos colores, tamaños y cantidad de pelos adaptadas a la flora silvestre. Algunas de un par de milímetros y otras de hasta cuatro centímetros de tamaño. Pero a pesar de esta enorme diversidad, existen algunas características que nos permiten diferenciarlas de especies introducidas como la conocida abeja de la miel o abeja melífera.


Las abejas nativas viven en el suelo o en agujeros abandonados por otros insectos y no producen miel. Son solitarias -como la mayoría de las especies en el planeta- pero gregarias, en otras palabras, establecen zonas de nidificación. Son pacíficas y su picadura es leve principalmente porque no viven en torno a una reina que deban defender. Y por sobre todo, son las mejores polinizadoras, llegando a polinizar casi el 90% de todos los cultivos.


“La polinización es su especialidad, es una polinización efectiva. Tres de tus cuatro comidas dependen del trabajo de las abejas silvestres”, nos dijo Dana Ortega, directora ejecutiva de Fundación Abejas de Chile, porque si bien existen otros polinizadores, son las abejas las principales debido a su adaptación.



“Cada vez que cuento algo sobre abejas nativas la gente comienza a verlas, antes veían moscas”, mencionó Monzón, que al igual que Ortega coinciden en que aún existe mucho trabajo que hacer en materia de difusión, educación y conservación de las abejas nativas por su valor ecológico, cultural e incluso como grandes aliadas para una agricultura sostenible.

Bosque, campo y ciudad


En 2018 con la adjudicación de un fondo Explora de Conicyt, Abejas Nativas de Chile desarrolló la Guía de abejas nativas de Chile, una aplicación para teléfonos móviles con información para el aprendizaje y reconocimiento de estos insectos. “Fue un éxito, tuvo más de 9.000 descargas dentro y fuera de Chile y ahora la bajamos porque la vamos a actualizar con más información y queremos que esté disponible para para IOS y Android. Esperamos que la aplicación pueda salir a fines de este año”, dijo Monzón entusiasmado por el interés de la ciudadanía en las abejas nativas.



Por otra parte, la Fundación Abejas de Chile tiene la campaña Adopta una abeja en la que invitan a las personas, por mil pesos, a que adopten simbólicamente a una especie y la fundación les entrega una ficha técnica con información específica de dicha abeja, “necesitamos que se vinculen y que se conecten con aquello que nosotros conocemos, compartimos y que llamamos a todos a preservar”, dijo Ortega.


A su vez, desde esta fundación promueven la polinización agrícola con abejas nativas, ya que genera un círculo virtuoso para el ecosistema dado que es “más eficiente, más barata y de largo plazo, para los polinizadores como para las necesidades de polinización de la industria agrícola”, nos mencionó Ortega.



En este sentido, Monzón ha realizado estudios con respecto a la presencia de abejas nativas en campos de cultivo y ha podido comprobar que las abejas nativas pasan más tiempo en las flores que visitan “su carga polínica es mayor y aumenta la posibilidad de polinización del cultivo proporcionando a los agricultores un suplemento estable y sostenible al servicio de polinización. Pero ¿cuál es la condición? bajar los niveles de pesticidas, hay que encantar a los agricultores con este concepto”, finalizó.


Junto con la reducción de los pesticidas, hay otras cosas que podemos hacer desde nuestros hogares para ayudar a las abejas. En primer lugar, conocerlas a ellas y a los otros polinizadores presentes en nuestro ecosistema que nos permiten alimentarnos. Par esto te recomendamos la Guía de Bolsillo de Insectos polinizadores nativos de la zona central de Chile, recientemente publicada y completamente gratuita.


Por otro lado, te invitamos que escuches Mundo Bombus, un podcast que a través de sus capítulos te sumerge en el diario vivir del nativo abejorro chileno, sus características y desafíos en el mundo de hoy.



Y si quieres proporcionar alimento a las abejas nativas puedes proveer de flores tu hogar o jardín, ya sean nativas o exóticas. Y recuerda que “las abejas nativas no representan ningún peligro para la ciudadanía porque no son agresivas. Si llegara a ocurrir que te pique una, en general es mucho menos doloroso que la picadura de la abeja de miel”, nos aclaró Monzón motivándonos a conocer y cuidar a las abejas nativas.


¡Esperamos contar con tu ayuda para conservar a las abejas nativas de Chile!