Charla abierta de Jane Goodall en Argentina

En una charla abierta con el periodista marplatense Nino Ramella, la primatóloga británica, Jane Goodall dijo en Buenos Aires que “el hallazgo más importante fue poder demostrar que no somos los únicos seres con mente, emociones y personalidad”.

La primatóloga británica Jane Goodall dio hoy una charla abierta ante seguidores del grupo conservacionista Raíces y Brotes, que colmaron con 1.200 personas el imponente auditorio de la Usina del Arte, en La Boca, a quienes llamó a no desalentarse y tener esperanza en que las acciones locales marcan “la diferencia”.

Goodall investigó durante cincuenta años la inteligencia emotiva de los chimpancés y descubrió que fabrican herramientas.

“El hallazgo más importante fue poder demostrar que no somos los únicos seres con mente, emociones y personalidad”, afirmó la científica doctorada en Cambridge acerca del descubrimiento que significó una crisis y cambio de paradigma en la comunidad académica.

Según dijo el mentor de la joven Goodall, que partió asistida por su madre hacia la región africana de Gombe -en la ex colonia británica de Tanganika, actual Tanzania-, “todos los profesores de Cambridge están equivocados”. Y ella lo corroboró no solamente en el estudio de la conducta chimpancé, sino también con estudios en “elefantes, delfines, ballenas, loros y abejas”.

“Cada vez resulta más obvio que los animales tienen estas coincidencias con los seres humanos”, planteó en la charla mantenida con el periodista marplatense, Nino Ramella.

Asumida como “la voz del reino animal”, Jane tuvo la irreverencia ante esa Academia de ponerle nombres a sus monos, cuando era indicado que el observador tenía que tener distanciamiento de su objeto poniéndole número.

En 1960, demostró que aunque los chimpancés no tuvieran uso de un lenguaje complejo, compartían con el hombre el armado de sistemas de sociedad, eran capaces de compasión y altruismo, y hacían cosas “que nosotros en nuestra arrogancia pensábamos que eran solo humanas”.

Las observaciones de la primatóloga sobre la conducta instrumental de los chimpancés, sus hábitos de caza, su estructura social, y su personalidad individual revolucionaron la biología y la percepción sobre estos animales, capaces de comunicarse con más de 400 señales.

Partidaria de los jóvenes porque “tienen esa capacidad de cambiar las cosas, con el espíritu indomable del ser humano”, Goodall promueve el programa conservacionista “Raíces y Brotes” -Roots & Shoots-, con grupos trabajando en los niveles educativos primario y secundario en Buenos Aires, Córdoba y en la localidad bonaerense de Baradero, organizados tras una anterior visita a la Argentina, en 2009.

Entre los proyectos de “Raíces y Brotes” se cuentan el reciclado de plásticos, la forestación con especies nativas, la esterilización de animales comunitarios, educación sexual, reconocimiento y cuidado de aves, y la mejora de las condiciones de animales en cauterio.

Identificada desde su infancia por su nombre con la Jane de “Tarzán de los simios”, libro que le dio certeza de cuál iba a ser su misión, todavía es optimista en la posibilidad de conservar especies y plantas, aunque transmite cierta premura al convocar a “no llegar al punto irreversible”.

El próximo sábado a las 11 en el Parque Chacabuco, con más de 80 años, la investigadora presidirá un “desfile animal” de chicos y jóvenes ataviados con disfraces y máscaras, para convocar a “no tener especies silvestres como mascotas” en los domicilios.

Con un monito de peluche en su regazo, mensajero de aquellos animales que la acompañaron en las soledades africanas, Jane proyectó un deseo: “íVivimos una época excitante (y) quisiera volver a ser joven para vivir este mundo, que es tan impresionante!

Fuente: La Capital